Gemelos y pulseras para regalas

En la habitación de cualquier señorita en general dispone de un joyero con colgantes o bisutería del pasado que hoy día siguen guardadas ya que están ennegrecidas o porque no se acuerdan de que las tienen.

Muchas de estas piezas como pueden ser gemelos camisa y gargantillas se pueden aprovechar si las limpiamos con serenidad de modo que deslumbren como antigüamente.

Muchas de estas piezas eran de tonos plateados y dorados pues se crearon con metales que con el transcurso del tiempo y naturalmente el viento han llegado a oscurecerse. Lo que en primer lugar sería adecuado es en realidad descubrir el tipo de aleación e incluso el colorido que presentan a día de hoy.

Algunas piezas están bañadas en oro pero sin embargo antes o después se deterioran y de ninguna manera se puede volver a obtener ese tono pues tendrían que volver a bañarlas en ese metal tan apreciado y en realidad es más barato adquirir unas pulseras de macrame, siempre y cuando llegue a ser un metal que no cueste mucho porque si son de plata el precio se incrementa.

La plata de ley envejece peor que otras aleaciones y sin duda es más difícil de limpiar. Para poder adecentar los aretes tendrá que hacerlo con un trapo limpio y luego restregar intensamente con el fin de que lo renegrido se quite, sin embargo si sigue con manchas existen soluciones más eficaces como por ejemplo la pasta de dientes, el zumo de limón o el bicarbonato. Prescinda de constituyentes químicos que podrán arruinar la plata de ley pero además podrá lastimarse los ojos o las manos si le cae ese producto.

Si en su joyero hay muchas sortijas y pendientes de plata auténtica y tiene afán por que no se le estropeen tiene que abrillantar estas piezas de joyería empleando productos sin componentes químicos.

A menudo en esos guardajoyas hay joyas que están estropeadas y debemos acudir a un establecimiento especializado con la intención de que puedan repararlas, pero sin embargo en muchas ocasiones resulta mucho más caro que adecentarlas empleando algunos sistemas que encontramos en las páginas webs.

Vemos sujetos que carecen de un joyero con objeto de disponer sus sortijas de modo que las meten en cajones, de esa manera se podrán extraviar joyas al estar desordenadas.

Las damas amontonan un gran número de pendientes y lo mejor es realmente elegir un cofrecillo grande con bastantes departamentos con objeto de clasificar correctamente cada collar. Los guardajoyas se consiguen en bazares y naturalmente en comercios especializados en donde puede escoger el que le guste más y naturalmente quepa en el espacio del que disponga en la residencia. Recuerde ponerlo donde no sea sencillo encontrarlo ya que podrían robarle.

Las sortijas muy caras se presentan dentro de cajitas con objeto de resguardarlas de daños o rozaduras, en todos los hogares hay alhajas de elevado coste. Si decide salir de casa por un tiempo y no tiene contratado un servicio de seguridad en el hogar, lleve esas joyas a un lugar seguro, pues suelen apropiarse de ellas los saqueadores porque pesan poco y naturalmente si se da el caso de que son de oro podrían derretir el metal y llegar a venderlo a joyeros sin vergüenza que posteriormente lo usan de cara a fabricar joyas nuevas.

Comparte este post....Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn