La plata de ley envejece peor que otras aleaciones

En el dormitorio de una señora generalmente cuenta con una caja donde conserva sortijas y también piezas de bisutería antiguas que hoy en día no las sacan pues están estropeadas o también por descuido.

La gran mayoría de estas piezas de joyería como pueden ser esclavas y collar con nombre pueden servir si las limpiamos pacientemente con el propósito de que reluzcan como hace años.

Muchas de estas piezas de joyería eran de color dorado y plata dado que fueron hechas con minerales que con el tiempo o también el viento se han oxidado. Lo primero que sería necesario es averiguar la clase de mineral y por supuesto el colorido que presentan ahora.

Un gran número de gargantillas están recubiertas de oro y por supuesto con el transcurso del tiempo se deterioran y de ningún modo se puede conseguir de nuevo ese color puesto que se deberían bañar otra vez en ese preciado metal y es mejor comprar una pieza nueva, siempre y cuando sea de una aleacción que no sea cara porque si son de plata de ley son menos económicas.

La plata de ley envejece peor que otras aleaciones e incluso no se limpia fácilmente. Cuando necesite limpiar unos aros ha de usar una tela limpia y después frotar con fuerza para que lo oscurecido desaparezca, y si no da resultado hay técnicas más efectivas como serían el jugo de limón, la pasta dentrífica o el carbonato ácido de sodio. No use compuestos químicos que podrían calcinar la plata cotizada y hasta incluso podría lastimarse las manos o los ojos si le cae este compuesto.

Si en su joyero abundan el colgante mama y las sortijas de plata de ley y su intención es que estén resplandecientes debe de limpiar estas alhajas usando productos indicados para ello.

A veces dentro de esas cajas vemos alhajas que están rotas y sin duda debemos acudir a una tienda especializada para que las arreglen, aunque en muchas ocasiones resulta menos económico que reparlas a través de ciertos métodos que encontramos en las páginas webs.

Vemos chicas que no se hacen de un estuche para poder disponer las joyas y las colocan en cajoncillos, de ese modo se podrán extraviar sortijas por no estar bien dispuestas.

Las señoras suelen acumular multitud de gargantillas y lo más adecuado es realmente comprar un estuche grande con muchos apartados con el propósito de clasificar adecuadamente todas las joyas. Los guardajoyas se ofertan en hipermercados y naturalmente en comercios especializados en donde puede comprar el que más le interese y encaje en el lugar del que disponga en su hogar. Acuérdese de ponerlo donde no se encuentre fácilmente para no correr el riesgo de que le roben.

Las gargantillas que cuestan mucho están dentro de estuches de cara a resguardarlas de golpes y roces, en muchos domicilios es fácil que haya joyas valiosas. Si no va a estar en su vivienda en unos días y no dispone de medidas de seguridad en su casa, saque las piezas de su residencia, porque suelen adueñarse de ellas los cacos porque su peso es reducido y naturalmente si resultan ser de oro van a poder forjar el metal y negociar con individuos sin vergüenza ninguna que después lo usan de cara a fabricar pendientes.

Comparte este post....Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn